Banner Jurídico.
Banner Sorriso

“Sangriento tiroteo”. El 2 de octubre del 68 en Querétaro

451 | 29 septiembre 2016 | Archivo y Memoria | 626 vistas | comentarios
Be Sociable, Share!
2 de Octubre de 1968

Plaza de Tlatelolco, 3 de octubre de 1968. Foto: Especial.

Kevyn Simon Delgado*

El 3 de octubre de 1968, a la mañana siguiente de la matanza de Tlatelolco que marcaría la historia contemporánea de México, el Diario de Querétaro cabeceó “Chocan estudiantes y Ejército. Sangriento tiroteo”, replicando las noticias de la capital, por medio de PIPSA. Los sucesos fueron descritos de la siguiente manera: mientras se estaba desarrollando el mitin en Tlatelolco, con alrededor de 10 mil personas, la mayoría estudiantes, el Ejército, en un número indefinido, llegó a cercarlos y a “disolver la manifestación”, cuando a las 18:05 “de repente, se oyeron disparos de armas de fuego, en el momento que dos helicópteros sobrevolaban la plaza. En ese momento se generalizaron los disparos. Los estudiantes –y quizá personas ajenas a los mismos– dispararon desde las azoteas de los edificios que circundan la plaza. El fuego de los soldados se concentró hacia el edificio “Chihuahua”, de ese bloque habitacional, de donde partían la mayor parte de los disparos. Allí se inició el terror”.

2 de Octubre de 1968

El encabezado al día siguiente de los hechos. Fotos: Archivo Histórico/Diario de Querétaro.

Ahora es bien sabido que los que iniciaron el tiroteo eran los miembros del grupo paramilitar “Olimpia”, organizado para salvaguardar el buen desarrollo de las Olimpiadas y para terminar de una vez por todas con el movimiento estudiantil, siendo ellos las “personas ajenas” entre los estudiantes y no imaginarios comunistas subversivos. Los estudiantes jamás respondieron a los disparos, ya que carecían de armas, viéndose envueltos en el fuego cruzado que se dio entre los elementos militares, entre quienes dispararon directamente a los manifestantes o sólo respondieron a los tiros del Batallón Olimpia.

Sobre la cantidad de muertos, los datos son contradictorios. La misma fuente informó que a las 10:30 aseguraba haber localizado “22 muertos”, media hora después, en otro cable se sabía de “decenas de heridos y 8 muertos” y a la 1:40 de la madrugada contabilizó “45 muertos”. Hasta la fecha no se ha esclarecido convincentemente la cantidad de personas a las cuales les fue arrebatada la vida durante aquella inolvidable y trágica tarde. Lo que queda claro es que el 2 de octubre, además de poner un sangriento punto final a la movilización estudiantil, marcó un parte aguas en la vida nacional, siendo referencia obligada del autoritarismo gubernamental, sellando el acta de defunción del desarrollismo y el milagro mexicano tan cacaraqueados por la clase política de entonces, encabezada por el presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Matanza de Tlatelolco

Diario de Querétaro, 3 de octubre de 1968.

En el semanario La Corneta, prácticamente no se escribió sobre el movimiento estudiantil, es más, el encabezado del número posterior a la matanza del 2 de octubre fue sobre una supuesta llegada de “marcianos a Hércules y La Cañada”. En el semanario Buzón Queretano, tampoco se hizo referencia alguna a la matanza en el número más próximo a la fecha. Fernando Tapia aseguró que estudiantes queretanos sí participaron en algunas de las manifestaciones más importantes, sin embargo “no estuvimos el 2 de octubre porque no nos lo permitieron, no permitieron que los camiones llegaran hasta allá, y bueno, a lo mejor eso salvó a muchos compañeros de la matanza, pero en las grandes manifestaciones sí estuvimos”, afirmó. Andrés Garrido del Toral apuntó que “el gobernador Juventino Castro Sánchez mandó detener en la caseta de Palmillas a un grupo de estudiantes queretanos encabezados por el presidente de la F.E.U.Q., Rodolfo Almada Gallardo, con el propósito de que no se arriesgaran innecesariamente en los disturbios estudiantiles y en los excesos del Gobierno Federal. Al principio se enojaron y frustraron los universitarios inquietos; después lo agradecieron.” Eduardo Sánchez Vélez confirmó lo sucedido: “Organizamos un grupo de estudiantes para la ida a la manifestación del 2 de octubre, conseguimos un camión; sin embargo en la caseta de Palmillas estaba el Ejército y nos regresaron”.

Al día siguiente, en la cobertura del Diario a la matanza, se apuntó que la gente de la Unidad Tlatelolco “se halla aterrorizada”, con un mutismo total en el que nadie sale a la calle, en una mañana en la que los edificios muestran los resultados de la balacera y “lo más dramático: grandes manchas de sangre”. Por supuesto que la versión de los “francotiradores” que abrieron fuego contra el Ejército con “varias ametralladoras de fabricación rusa y checa”, en la que “los estudiantes fueron víctimas de la confusión”, persistió. Pero, durante los siguientes días, los estudiantes pasaron de ser “víctimas de la confusión” a ser parte de “grupos sediciosos”, pagados y armados por el Consejo Nacional de Huelga como parte de una gran “conjura” dirigida por comunistas que habrían planeado el enfrentamiento en Tlatelolco “como parte de una provocación contra México y particularmente en contra del gobierno de Díaz Ordaz”, estrategia que vendrían planeando desde hace 3 años por estudiantes entrenados en Cuba y que, de no haber intervenido el Ejército los hechos sangrientos hubieran sido mayores. Es decir, el plan de la conjura internacional en todo su apogeo. La falsa idea de los agitadores extranjeros infiltrados en el movimiento permeó durante las siguientes décadas. La verdad, confirmada en diversas fuentes documentales, está al alcance de quien la guste conocer: El Gobierno planeó y ejecutó la matanza de Tlatelolco.

*Historiador de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Be Sociable, Share!

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner