Banner Jurídico.
Banner Sorriso

¡Un feminicidio más en Querétaro!

447 | 1 septiembre 2016 | Columna invitada | 649 vistas | comentarios
Violencia contra la mujer, feminicidios

En la imagen, una marcha de mujeres en el Distrito Federal en contra de la violencia hacia su género. Foto: Inmujeres.

Alicia Colchado Ariza*

Los hermosos paisajes amealcenses contrastan permanentemente con la insultante pobreza del lugar.

En el municipio de Amealco habitan 62 mil 197 personas, de las cuales el 52 por ciento son mujeres.

Según la Secretaría de Desarrollo Social, en su Sistema de Apoyo para la Planeación, indica que de las 32 mil 355 mujeres que ahí viven, al menos 7 mil 800 hablan lengua indígena, sin indicar el número de ellas que son monolingües.

Una de ellas es Gloria; mujer indígena monolingüe, quien vive en extrema pobreza en San Idelfonso Tultepec, el día de hoy, ella, igual que al menos 18 mil habitantes de Amealco difícilmente podrá realizar 3 comidas antes de que anochezca.

El feminicidio ocurrido hace unos días en el municipio de Amealco, ocupa el número 30 en el estado, lo que significa 11 mujeres más asesinadas, después de que un grupo de mujeres solicitó emitir una Alerta por Violencia de Género en Querétaro.

Gloria es viuda desde hace 9 años y hasta el 30 de julio vivía con sus 3 pequeñas hijas, es analfabeta y sabe de las dificultades que tiene que enfrentar para sobrevivir, es por eso que no ha escatimado esfuerzo alguno para que a sus hijas no les falte educación, la mayor cursa ya la Secundaria; Araceli recién había terminado la Primaria y se estaba preparando para ingresar también a la Secundaria; mientras la menor se encuentra cursando la Primaria.

Para las cuatro todo cambió el 31 de julio, cuando Araceli fue llevada por un hombre mayor a un apartado lugar y después de violarla fue golpeada hasta que creyó haberla asesinado.

Algunos habitantes alcanzaron a escuchar los gritos de la pequeña niña, pero nadie hizo nada porque “pensaron que era una discusión entre marido y mujer y ahí no se meten”. La violencia feminicida vista como parte de la vida cotidiana en la comunidad.

Desde octubre del año pasado integrantes de organizaciones sociales solicitamos la Activación de la Alerta por Violencia de Género (AVG) en el estado, dicha solicitud contemplaba los casos de 19 mujeres víctimas de violencia feminicida en siete municipios: Querétaro, San Juan del Río, El Marqués, Corregidora, Huimilpan, Arroyo Seco y Amealco, lo que obligaba a realizar la investigación correspondiente en cada uno de ellos.

El grupo multidisciplinario de trabajo de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim) consideró que el caso de Amealco, documentado por las peticionaria, no ameritaba que fuera considerado para realizar la investigación en ese territorio, por lo que no se integró a los resolutivos hacia la AVG.

En Amealco, en donde la inequidad social presenta la peor de sus facetas, el 9 de agosto, a 10 días de de los acontecimientos, Araceli dejó de existir. La pequeña niña de 12 años ya no jugará más en los alrededores del riachuelo como solía hacerlo y en lugar del sonido de sus pasos, a su madre y a sus dos pequeñas hermanas ahora las acompaña permanentemente el miedo y la sensación de impotencia.

Este feminicidio ocupa el número 30 en el estado, lo que significa 11 mujeres más asesinadas después de haber iniciado la solicitud de AVG.

En este difícil trance tuvimos la oportunidad de sumar nuestros pasos a los de la comunidad indígena y así acompañar a la valiente madre en su dolor. Con ella realizamos el recorrido por donde había transitado el agresor, la indignación se apoderó de nosotros cuando las vecinas del lugar comentaron que apenas el día anterior a nuestra visita, habían encontrado uno de los zapatos de la pequeña en ese mismo camino. Ese comentario evidenciaba que desde los acontecimientos ninguna autoridad ministerial o de investigación especializada había regresado al lugar.

Con naturalidad refieren que ese inhóspito camino es por el que transitan las y los niños cuando se dirigen a la escuela, ya que los lugares educativos de la que se encuentra cerca de sus domicilios son insuficientes y es entonces cuando recordamos que en lugar de atender tan apremiantes necesidades, el presidente municipal decidió realizar una suntuaria obra, en donde terminará invirtiendo al menos 30 millones de pesos para cambiar el piso de la plaza principal del municipio, como siempre la falta de sensibilidad y compromiso social en quienes dicen gobernar.

Se llamaba Araceli, pero pudo llamarse María, Rosa o Lupita, Concepción o Roberta, por ellas, por todas, hoy seguimos exigiendo: ¡Ni una menos! ¡Vivas nos queremos!

*Presidenta en Desarrollo Comunitario para la Transformación Social, A.C.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner