Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Una dosis de democracia zapatista / II

448 | 6 septiembre 2016 | Una Temporada en el Infierno | 55 vistas | comentarios
Académicos piden que se le retire el título a Enrique Peña Nieto

De los 190 firmantes, ni uno es de la comunidad académica queretana. Imagen: Especial.

Ramón Martínez de Velasco “Urge retomar en nuestro país el estándar de honestidad intelectual, sin el cual toda actividad académica se desmorona. Eso, o hundirnos aún más en el tercermundismo del que alguna vez creímos estar saliendo”: Martín Bonfil Olivera. El plagio es una figura del Derecho romano. El mayor castigo que recibían los plagiarios por “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”, era el de ser exhibidos y, por ende, despreciados. Es el caso de Enrique Peña Nieto y de su tesis El presidencialismo mexicano y Álvaro Obregón, con la que obtuvo su título de Licenciado en Derecho por la Universidad Panamericana (1991), y de su Maestría en Administración de Empresas otorgada por el ITESM campus Toluca (Estado de México). Ambos casos ya provocaron el rechazo de una parte de la comunidad universitaria y académica, que no ha dejado de exhibir su ilegitimidad política y de despreciar su autoridad moral, desacreditada por “los caminos que habría seguido el personaje para ascender por la escalera del Poder” (Mauricio Merino, en El Universal). En un acto de altísima dignidad, 190 académicos de diversas instituciones en distintos estados firmaron un desplegado dirigido a la opinión pública: Quienes suscribimos estas líneas pertenecemos a la comunidad académica mexicana. Como parte de ella, reprobamos el plagio en todas sus variantes. El hecho es grave en sí mismo por todo lo que implica con respecto a los valores que deben orientar no sólo la vida académica, sino la vida en sociedad (…) Se trata, en el caso del plagio académico, de una acción que atenta contra el quehacer intelectual y contra la formación de la juventud mexicana (…) La honestidad no es, ni puede ser, una moneda de cambio, sino un principio que debe regir la vida académica, política y social. Reivindicar este valor en todos los ámbitos es parte necesaria de la lucha contra la corrupción y la impunidad. De los 190 firmantes, ni uno es de la comunidad académica queretana. No es raro. Tampoco un hecho aislado. Es una filosofía de vida. Por eso en Querétaro las políticas de Educación y de Ciencia y Tecnología están como están y son como son.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner