Banner Jurídico.
Banner Sorriso

UNAM: en caída libre / I

449 | 14 septiembre 2016 | Una Temporada en el Infierno | 209 vistas | comentarios

Ramón Martínez de Velasco

Nicolas-Alvarado-Tv-UNAM

Nicolás Alvarado. Bienvenido al infiernito. Foto: Especial.

 

“No hay mejor grado de medir la libertad de un país, que consultando su prensa”: Mario Vargas Llosa.

No por escribir, sino por publicar su artículo ‘No me gusta Juanga (lo que le viene guango)’ en Milenio diario, la fanaticada exigió la renuncia de Nicolás Alvarado como director de Tv UNAM.

Del cargo tomó posesión apenas en enero pasado, pero nunca pudo ejercerlo.

Nunca pudo, porque de enero a septiembre fue lapidado por académicos y trabajadores que hasta ahora lo acusan de “acoso laboral y hostigamiento”.

“El clasismo que reconoció el propio Nicolás Alvarado permeó su gestión en Tv UNAM, especialmente en el ámbito laboral. Durante escasos siete meses despidió a más de 20 trabajadores y maquiló con empresas de particulares programas y contenidos totalmente desconocidos para nosotros. Una semana antes de su dimisión exigió la renuncia a coordinadores, jefes de departamento y productores (…) Alvarado y sus subalternos nunca aceptaron crítica alguna a su proyecto. Cualquier discrepancia era mal vista y se  confeccionaban ‘listas negras’ de los futuros despedidos. En eso se ha convertido Tv UNAM” (colectivo de trabajadores de Tv UNAM).

Hace un año, en este semanario, igual ambientito describí en Canal 22, donde su ex director, Raúl Cremoux, comenzó una purga de personal, comenzando por su director de Noticias, Juan Jacinto Silva (ex reportero de Gaceta UNAM), a quien también exhibieron y tumbaron:

“Siempre hay dos caras de la moneda. Jacinto puede ser buena persona sólo cuando te considera parte de su círculo. Aquí, en la cotidianidad de la vida laboral, es muy diferente la percepción que tenemos de él (…) Siempre había dos posibilidades: que nos dejara trabajar porque se quedaba dormido, o que insultara al personal, mentara madres o despidiera a su gente en arranques de ira (…) No pinten de santo o mártir del periodismo cultural a una persona ambigua, en conflicto constante con él mismo”.

Desde La Jornada, en enero pasado Carlos Mendoza, profesor del CUEC-UNAM, exhibió que “durante los años que Nicolás Alvarado practicó el periodismo cultural en Televisa se esmeró en hacer de sí mismo un personaje petulante y elitista, que rechazó toda noción de cultura con sentido social y segregó muchas expresiones de aquellas corrientes artísticas y de pensamiento que no son de su agrado. Su trayectoria es incompatible con el cargo de director de Tv UNAM”.

Desde La Jornada también, la semana pasada Hermann Bellinghausen exhibió que “la renuncia del insufrible Nicolás Alvarado podría blindar a la aún más escandalosa administración de Renato Dávalos al frente de Radio UNAM”.

Como es de notar, hasta ahora el espíritu de la UNAM está secuestrado por los espíritus de Nicolás y San Juanga.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner