Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Hugo Gutiérrez Vega y su andar en las izquierdas

453 | 12 octubre 2016 | Archivo y Memoria | 116 vistas | comentarios
Hugo Gutiérez Vega, "Dictando cátedra en el Kremlin".

“Dictando cátedra en el Kremlin”. Foto: Tomada de Hugo Gutiérrez Vega. Memorias. Conversaciones con David Olguín.

Kevyn Simon Delgado*

Corría el 4 de noviembre del 2014. Tras platicar varias veces por teléfono con Hugo Gutiérrez Vega, confirmó una fecha para reunirnos, la que se había venido posponiendo debido a sus crecientes problemas de salud. El lugar fue su departamento en Copilco, junto a C.U., en la Ciudad de México. Pequeño, acogedor y lleno de libros. Con pasos pausados y descalzo se aproximó sonriente el poeta y exrector de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ). Con casi 81 años, era lúcido, platicador y bromista. Mi intención, le informé, era hacer un perfil de su participación política desde que inició muy joven con el PAN, hasta que se fue inclinando paulatinamente hacia la izquierda. Para esto, también le hice saber, además de entrevistar a contemporáneos suyos y revisar la bibliografía disponible, había consultado los documentos que había sobre él en el fondo de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), organismo que desde su fundación, en 1947, hasta su disolución en 1985, tuvo bajo su responsabilidad la seguridad interna del país y recordada por su criminal papel durante la llamada Guerra Sucia.

Originario de Guadalajara, de familia cercana a los cristeros, inició su carrera política en las filas del PAN. Con esta organización destacó por su gran oratoria y llegó a ser el líder juvenil del mismo, donde se caracterizó por sus críticas directas al régimen priista, incluso, en su contra llegó a haber una orden de aprehensión en el recién formado estado de Baja California, debido a la actividad que sostuvieron durante la campaña panista en esa entidad, donde, muy posiblemente, con un fraude electoral impidieron que el PAN ganara su primera gubernatura.

Sin embargo, paulatinamente, Gutiérrez Vega se fue inclinando hacia posturas más progresistas, dejando de lado el conservadurismo del partido que lo vio crecer. Pero esto no se dio de la noche a la mañana, porque si bien demostró públicamente simpatía, por ejemplo, por las luchas magisterial y ferrocarrilera de 1958-1959, por la libertad de los presos políticos y a favor de la Revolución Cubana –incluso se llegó a entrevistar en Cuba con Fidel Castro y Ernesto Che Guevara–, en sus discursos de finales de los cincuenta y principios de los sesenta, mantuvo un discurso anticomunista a la hora de hablar en los mítines del PAN.

Hugo Gutiérrez Vega.

Fue rector de la UAQ (1966-1967). Foto: INBA.

Por ejemplo, según arengas recopiladas por la DFS en dichos mítines, llegó a hacer afirmaciones como que “en México vivimos en plena conjura internacional comunista” y que “México debe definir su postura ya que solamente hay dos caminos o comunismo esclavizador o democracia cristiana”, manteniéndose, como se ve, en el tenor del PAN que manejaba la idea de que el gobierno mexicano, desde Lázaro Cárdenas hasta López Mateos, era nada menos que comunista.

Postulado como candidato a diputado federal por el 18 Distrito Electoral del D.F., ya desde mediados de 1961, se rumoraba que “puede ser el futuro Rector de la Universidad del Estado de Querétaro”. Podríamos especular que el posterior alejamiento del PAN se debió, en cierta medida, a esta posibilidad, ya que, hombre de letras desde joven, la oportunidad de envolverse en un medio académico y, también, diplomático, llamaba su atención. Sin embargo, la ruptura política-ideológica llegó a su punto máximo hasta 1963. Para abril de ese año, Gutiérrez Vega y otros miembros del sector juvenil del PAN, en clara oposición a la dirigencia de Adolfo Christlieb Ibarrola, informaron por la prensa y la radio su decisión de separarse definitivamente del mismo “por tratarse de un organismo capitalista, reaccionario, falto de principios, doctrina y plataforma”.

Esto provocó un duro enfrentamiento entre los panistas. La disputa, reportó la DFS, incluso en una ocasión llegó a los golpes cuando, en San Juan del Río, Diego Fernández de Ceballos atacó a Gutiérrez Vega. La intención de Hugo era llevar al PAN a la Democracia Cristiana, pero, a falta de apoyo dentro del mismo, su salida fue inevitable. Durante los siguientes años intentó organizar el Partido Demócrata Cristiano, pero este nunca cuajó. Entonces, se abrió la posibilidad de ser rector de la UAQ.

Hugo fue electo rector el 3 de diciembre de 1965 y entró en funciones el 1 de enero de 1966. La Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales (DGIPS) apuntó que el nuevo rector, tras renunciar al PAN, “no ha intervenido en política”, dividiéndose las opiniones respecto a su ideología, advirtiendo que “es difícil determinar el encausamiento ideológico que el Rector Gutiérrez Vega pretenda darle a la Universidad de Querétaro mostrándose hasta ahora humanista, exclusivamente tratando de incrementar el aspecto cultural.” Su proyecto, abierto al pensamiento universal y ampliamente cultural, fue mal recibido por los sectores conservadores y católicos de la ciudad, que interpretaron que Hugo era un comunista al fomentar el estudio de la psicología, las sexualidades y el marxismo en algunas de las pocas carreras con que contaba entonces la UAQ.

La gota que derramó el vaso de las críticas contra Gutiérrez Vega cayó el 29 de noviembre de 1966. Ante el constante crecimiento del número de estudiantes, las instalaciones originales de la UAQ se vieron superadas, por lo que Hugo decidió solicitar al gobierno la anexión del Patio Barroco a la Universidad, edificio contiguo y que sólo estaba siendo arrendado por la Parroquia de Santiago, sin darle un uso importante. Tal decisión no fue nada bien vista por la feligresía, la que unas horas después de que el edificio fue tomado por una veintena de estudiantes, se presentó con cientos de personas, quienes al grito de “¡mueran los comunistas!”, atacaron el edificio y saquearon las instalaciones de la Universidad, resultando decenas de heridos. Minutos después todos fueron desalojados por la Policía y el Ejército. Todo un micro episodio de la Guerra Fría en México. Para Hugo, Diego Fernández de Cevallos y el PAN estatal estuvieron detrás del asalto.

Si bien Hugo se mantuvo en el cargo, presentó su renuncia el 29 de septiembre de 1967. “Utilicé las palabras de Sancho Panza para la despedida: ‘nadie murmure de mí, que fui rector y salgo con las manos limpias. Si no pude aceros bien tampoco quise aceros mal. Desnudo nací, desnudo me hallo. Ni pierdo ni gano. Adiós, señores, adiós’”. El año y 9 meses que estuvo al frente de la UAQ, sin embargo, dejaron honda huella en la Universidad así como en Hugo.

Pero ¿eran justificados los señalamientos en su contra de haber guiado un proyecto “comunista” en la UAQ? Él mismo dio su versión: “Yo diría que simpatizaba con la izquierda, pero mi actitud era universitaria, es decir, mi proyecto era humanista, ni de izquierda, ni de derecha, sino que cupieran dentro de la Universidad todas las corrientes del pensamiento. Por supuesto que no ocultaba mis simpatías por la izquierda, me acuerdo que la Unión Nacional de Padres de Familia, que fue uno de nuestros grandes enemigos, sostuvo que yo recibía dinero de Moscú, entonces, a un periodista que me entrevistó me preguntó sobre el tema y dije “‘¡Es falso! Recibimos dinero de la Mongolia Interior, somos de esa corriente dentro de la muchas corrientes de izquierda’, el muy idiota lo publicó (risas)”.

Hugo Gutiérrez Vega.

Hugo Gutiérrez Vega. Foto: Borzelli Photography.

Irónico, sin duda, que los ataques de los grupos conservadores hayan, finalmente, confirmado la simpatía de Gutiérrez Vega con el socialismo. Después de esta “aventura” Hugo retomaría su carrera diplomática, decidiéndose por participar con la izquierda hasta los setenta, entusiasmado por el proyecto de Salvador Allende, siendo designado como presidente del Comité de Apoyo a la Unidad Popular Chilena tras entrevistarse con el primer presidente socialista elegido democráticamente en América Latina, cumpliendo una importante función tras el Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. Recordó Gutiérrez Vega:

“Me interesó mucho el proyecto de Allende, coincidía mucho con Dubcek, el proyecto checo de ‘socialismo con rostro humano’, no socialdemocracia, sino socialismo con libertad y métodos democráticos. Estuve en Chile, conocí al Presidente Allende y, de regreso, me nombraron Presidente del Comité de Apoyo un mes antes del Golpe, así es que me duró poco el gusto. Apoyamos todo lo que pudimos a los exiliados chilenos, nuestra función era recibirlos, acomodarlos en las casas que la esposa de Echeverría nos prestó, casas del Fovissste, acomodarlos ahí, buscarles trabajo en universidades, pues la mayor parte eran académicos o intelectuales importantes ¡la mayor parte, había de todo eh!, conseguir la comida y ¡hacer propaganda a favor de la Unida Popular!, enfrentar una serie de calumnias, atacar a Pinochet, defender a los que todavía estaban en la cárcel allá, esas eran las tareas del Comité. Había dos comités muy activos, el mexicano y el sueco. Me acuerdo que teníamos en el Comité representados pues todos los partidos, de alguna manera socialistas, estaba Valentín Campa del PC, estaba gente del PPS, me acuerdo que nos jodían las manifestaciones porque la gente les mentaba la madre y todos llevábamos la mentada de madre pues estábamos todos ahí en la tribuna (risas), hasta que una vez les dije ‘si quieren apoyarnos, no vengan’ (risas), estaba el PMT en esa época, el famoso ‘Ferrocarril’, que era un partido muy extraño, muy ambiguo, de Aguilar Talamantes, pero en fin, todos los grupos de izquierda estaban ahí representados”.

Centrado en la labor de apoyo a las y los exiliados chilenos, Hugo participó con varios partidos políticos de izquierda que, con la “apertura democrática” de Echeverría, empezaron a salir a la luz, como el Partido Socialista de los Trabajadores, donde llegó a formar parte de su comité central, o del Partido Mexicano de los Trabajadores, donde colaboró en los primeros números de su revista Insurgencia Obrera, pero con ambos militó realmente muy poco tiempo, regresando a su labor diplomática. Incluso la DFS le dio más seguimiento a la hora de realizar conferencias en eventos organizados por el longevo Partido Comunista Mexicano. Pasados los años, Hugo “coqueteó” con el Partido de la Revolución Democrática, el cual le propuso ser candidato a gobernador de Querétaro en 1991, propuesta que él rechazó, no regresando a la militancia partidista hasta la formación del Movimiento de Regeneración Nacional (nombre que Hugo propuso), del brazo de Andrés Manuel López Obrador.

Tras repasar sus caminos con las izquierdas mexicanas, para terminar la charla con Hugo, le pregunté: ¿Qué le dejó, personalmente, participar en las izquierdas? “De alguna manera mi interés por la situación del pueblo de México, lo que decía Pepe Revueltas ‘creo que todos tenemos una responsabilidad para con nuestro pueblo’, tan generoso, tan apático, tan golpeado, tan vejado y humillado, tan en la miseria, tan en la pobreza, las dos cosas, unos en pobreza y otros, en número importante, en miseria, esta violencia, esta inseguridad, uno se pregunta ¿de qué sociedad enferma sale un agente capaz de desollar el rostro de un joven y sacarle los ojos de las órbitas, de qué sociedad enferma y de qué autoridades putrefactas? Entonces lo que he sacado de estos años de participar en la lucha de la izquierda es mi interés y mi amor por este pueblo ¡sin ninguna demagogia ni patrioterismo!, sino de este pueblo que ciertamente no merece la mala suerte que ha tenido con el PAN, con el PRI, con el PRD, requiere un movimiento nuevo y requiere el apoyo, por lo menos la simpatía, de los intelectuales y de la gente de izquierda, decía Pepe Revueltas ‘mi responsabilidad es con el pueblo de México’, yo lo diría exactamente igual, Pepe era un santo, yo soy un aspirante a santo, casi siempre fracasado, pero tengo la misma responsabilidad”.

En memoria de Hugo Gutiérrez Vega (1934-2015).

*Historiador de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner