Banner Jurídico.
Banner Sorriso

La toma del Patio Barroco y la DFS II

459 | 23 noviembre 2016 | Archivo y Memoria | 131 vistas | comentarios
Be Sociable, Share!
José Puga Vértiz, Natalia Carrillo.

Entre los líderes señalan a José Puga Vértiz o Natalia Carrillo. Fotos: Especial.

Kevyn Simon Delgado*

La recordada “toma del Patio Barroco” el 29 de noviembre de 1966, hace ya 50 años, que hoy forma parte de la Facultad de Filosofía de la UAQ, sin duda es uno de los episodios de la historia de la universidad que más ruido ha provocado. Sin embargo, hasta ahora únicamente se conoce una versión de la historia: la de los universitarios. ¿Y los feligreses? ¿Quiénes eran ellos? La DFS da algunas pistas al respecto.

Al día siguiente del asalto, tenso el ambiente y aún con el olor del gas lacrimógeno en el edificio, a las 9 de la mañana fue presentado –ante el Procurador General de Justicia del Estado, el Lic. Francisco Javier García, por conducto del agente de la Policía Judicial Federal, Jesús Argüelles y Guerrero– el señor Carlos Martínez González de Cossío, acusado de ser “el principal instigador” del ataque a la UAQ por aproximadamente “setecientas personas”, según señalaron el rector Hugo Gutiérrez Vega, y directores de la universidad como Álvaro Arreola Valdés, Carlos Alcántara Ordaz y Alejandro Juárez Zúñiga. González de Cossío era directivo de Relaciones Públicas del Banco de Londres y México, en Querétaro, y Consejero del PAN, el mismo que –tras ser interrogado– negó las acusaciones y fue liberado dos horas después.

iglesia queretaro

Los feligreses fueron alentados por curas de la Iglesia.

Reportó la DFS: “Esto contrarió al Lic. Hugo Gutiérrez Vega y demás acusadores, quienes señalaron a Carlos Martínez González de Cossío de ser el que gritó ‘bandidos’, ‘rateros’ e insultó a las autoridades Federales y del Estado”. A las 12 horas, en una reunión en la universidad, se decidió tomar medidas de seguridad para prevenir otro posible atentado, sumándose a los granaderos y policías que resguardaban las instalaciones. “El Lic. Francisco Javier García, considera que el asalto a la Universidad fue preparado, ya que el domingo pasado el Cura Ángel Monroy decía a la salida del templo principal a sus feligreses ‘no esperemos un milagro de San Martín de Porres, la acción depende de ustedes para evitar que nos despojen de la iglesia’”.

patio barroco uaq

Algunos de los instigadores eran miembros del PAN.

Ese mismo día, a las 11 horas, las autoridades locales detuvieron para la investigación a Francisca Nolasco Martínez, Sara Morelos de Zagaz, militantes conocidas del PAN, además de J. Guadalupe Olvera y Primitivo Olvera Juárez, miembros sinarquistas. “Natalia Carrillo, hermana del Sacerdote Filiberto Carrillo, que oficia en la Parroquia del Carmen y quien es muy conocido en la localidad, ha sido señalada también como instigadora del movimiento”. Posteriormente, Natalia sería de las cabezas principales del PAN en Querétaro.

Ante esto, el PAN nacional recibió la notificación de tales arrestos, existiendo entre los miembros del partido la versión “de que los terrenos solicitados no tienen por qué entregarse, ya que con anterioridad se les ofreció un local en el que existió un hospital, así como otro inmueble ubicado en el Campo Militar, los que no quisieron aceptar, señalándose al Lic. Hugo Gutiérrez Vega, Rector de la Universidad de Querétaro, quien fuera Jefe Nacional Juvenil del P.A.N. y que renunció a este organismo para obtener la Rectoría de la máxima casa de estudios de esa Entidad, como traidor y de tener animadversión hacia Carlos Martínez Cossío y Puga Vertiz (sic), por lo que aprovechándose de su actual posición ha influido entre las Autoridades de la Entidad mencionada, para que se responsabilizara a éstos de los desórdenes en cuestión”.

De entre los pocos nombres que se han logrado conocer de los posibles “líderes” de los feligreses que promovieron el ataque están: los hermanos Manuel y Federico Lozada Perusquía; Cecilia Padilla de Sosa; las hermanas Adela y Julia Rosas Rueda; los panistas José Puga Vértiz, Carlos Martínez Cossío, Francisca Nolasco Martínez, Sara Morelos de Zagazy, Natalia Carrillo García, Alicia Esquivel, Salvador Galván, Efrén Hugalde [sic]; y la señora viuda de Piñuela; así como los sinarquistas J. Guadalupe Olvera y Primitivo Olvera Juárez; además de, por supuesto, Ángel Monroy. Sin embargo, no se tiene testimonio de ninguno que haya estado del lado de los feligreses.

Para limar asperezas, el propio Obispo ordenó el cambio a otro templo del Presbítero Ángel Monroy (de hecho Monroy tuvo que salir de la ciudad durante un tiempo en lo que se calmaba la situación, rumoreándose que fue enviado a la Sierra Gorda), señalado como instigador del ataque a la universidad, disponiendo que, momentáneamente, el Canónigo Guillermo Romero se ocupara de la Parroquia, entre las disposiciones que se dieron entre el Gobierno del Estado y las autoridades eclesiásticas para “poner punto final a esos acontecimientos”.

Finalmente, Ángel Monroy, falleció hasta la década de los ochenta.

*Historiador de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Be Sociable, Share!

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner