Banner Jurídico.
Banner Sorriso

A 58 años del triunfo de la Revolución Cubana

463 | 10 enero 2017 | Archivo y Memoria | 106 vistas | comentarios
Be Sociable, Share!
Fidel Castro en 1959.

Fidel Castro en 1959. Fotos: Especial.

Kevyn Simon Delgado*

La Revolución Cubana marcó un parte aguas para toda América Latina. El 1 de enero de 1959, Fidel Castro y el Movimiento 26 de Julio entraron triunfantes a La Habana; la victoria de los revolucionarios no sólo representaba un nuevo inicio para el pueblo cubano, sino que también representaba una nueva etapa en las relaciones que los Estados Unidos sostenían con todos los Estados latinoamericanos, pues si bien los sectores progresistas de éstas veían con buenos ojos la salida del dictador Fulgencio Batista y el arribo de un nuevo proyecto, los estadounidenses lo vieron como un foco rojo que trataron de apagar invadiendo Playa Girón en 1961 con 1,500 exiliados del régimen de Batista, cuya maniobra, paradójicamente, aceleró el giro a la izquierda de la Revolución que encontró su único y más grande apoyo en los países del bloque socialista.

El gobierno estadounidense decidió fortalecer las ya de por sí estrechas relaciones con el resto de América Latina para menguar en lo posible el efecto de la Revolución Cubana en el resto del continente. Las medidas que tomó iban desde fuertes apoyos económicos para la zona, concesiones comerciales e intercambios culturales, hasta la militarización y la utilización de golpes de Estado para imponer a los grupos que beneficiaran sus intereses. México, en cambio, tuvo una relación peculiar con los gobiernos cubano y estadounidense, ya que fue el único país de América Latina que no rompió relaciones con “el Primer Territorio Libre” del continente y no sufrió repercusiones por no hacerlo, de hecho, fungió como un intermediario en la escasa relación que mantuvieron los dos países vecinos. Por esta misma razón, la Revolución Cubana fue presentada en México como una noticia que si bien no desbordaba las pasiones, sí despertó simpatía en muchos sectores. Ejemplo de esto fueron el Movimiento de Liberación Nacional, la Central Campesina Independiente y el Frente Electoral del Pueblo, agrupaciones que se propusieron fortalecer las luchas campesinas y obreras, inspiradas y radicalizadas por las medidas aplicadas por la Revolución Cubana, las que hicieron ver al gobierno mexicano “emanado de la Revolución”, como un simple reformista.

Castro en un acto en la Plaza de la Revolución de La Habana.

Castro en un acto en la Plaza de la Revolución de La Habana.

En Querétaro, la misma, en un principio, fue presentada en el Amanecer con un carácter informativo, reproduciendo la versión estadounidense del conflicto y, en los pocos artículos de opinión, privilegiando la mirada conservadora y anticomunista de José Vasconcelos, quien desde la década de los cuarenta se fue cargando cada vez más hacia la derecha. La “opinión pública” dictada por la prensa, sumamente controlada por el gobierno, pasó de alabar la hazaña de Fidel Castro y los suyos, a denostarla cada vez más, mientras la Revolución Cubana transitaba del nacionalismo inspirado en José Martí al socialismo inspirado en Vladimir Lenin. El gran temor, además de las múltiples expropiaciones que terminarían con la propiedad privada, era que las “exóticas” ideas comunistas eran ateas, por lo que resurgió un discurso religioso con la campaña de “¡Cristianismo sí, comunismo no!”, en la que varios sectores clericales creían ver el avance del fantasma proletario por México. Interpretaciones por demás exageradas.

Sin embargo, la mística alrededor de la revolución persistió entre los círculos de izquierda, progresistas y hasta dentro del PRI, quienes equiparaban la Revolución Cubana con la Revolución Mexicana y que la veían como un ejemplo para la liberación y superación de Latinoamérica contra el imperialismo de los Estados Unidos, a pesar de las crecientes críticas por parte de los más conservadores de señalar a Cuba como un satélite de la Unión Soviética y cabeza de playa del avance comunista en el continente. La Revolución Cubana, se vio con el reciente fallecimiento de Fidel Castro, sigue dividiendo opiniones por todo lo que representa o debería representar, tanto para las izquierdas, como para las derechas.

*Historiador de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Be Sociable, Share!

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner