Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Las ciudades santuario corren peligro

474 | 28 marzo 2017 | Global-Local: Mirador Internacional | Opinión | 127 vistas | comentarios
estados unidos ciudades santuario

Mapa de los estados, condados y ciudades santuario en Estados Unidos. Mapa: Center for Immigration Studies.

Marisol Reyes Soto*

El movimiento de las ciudades santuario surgió en los Estados Unidos hace poco más de treinta años, su propósito fundamental ha sido proteger a los inmigrantes ilegales de la deportación. A principios de la década de los años ochenta, miles de refugiados centroamericanos migraron a los Estados Unidos para escapar de la violencia de las guerras civiles y la represión de los regímenes militares. En respuesta a la nueva ola migratoria, muchas organizaciones religiosas de diferentes denominaciones unieron sus fuerzas y recursos para recibir y apoyar a los nuevos inmigrantes en su proceso de reasentamiento. A lo largo de los años, el movimiento se ha extendido en toda la Unión Americana y se reporta que en el 2017 existen aproximadamente 300 localidades que adoptaron la denominación de “ciudad santuario”.

Desafortunadamente la labor humanitaria de éste movimiento no ha estado libre de tensiones. El problema de fondo reside en que las ciudades santuario no son entidades legalmente reconocidas. En realidad, los líderes del movimiento han avanzado sus metas a través de negociaciones particulares con las diferentes autoridades locales de cada estado. Su mayor logro ha sido conseguir la prohibición de que los policías y los empleadores pregunten por la situación migratoria de los individuos que cometen un delito o que solicitan un trabajo. En algunas ciudades el acuerdo se cumple de hecho, y en otros casos, la protección a la deportación está plasmada en las leyes locales. Estas acciones, sin embargo, contradicen la legislación de inmigración nacional (Illegal Immigration Reform, Immigrant Responsibility Act, 1996) que en su caso menciona la necesidad de reportar a las autoridades federales a aquellos inmigrantes irregulares que son detenidos o que perciben un salario.

the white house

El presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump. Foto: www.whitehouse.gov

Durante la administración del presidente Barack Obama se mantuvieron intactos los acuerdos de las ciudades santuario, e incluso las localidades con el mayor número de inmigrantes irregulares recibieron apoyos financieros de fondos federales. Desafortunadamente, el nuevo presidente, Donald Trump se ha propuesto a erradicar esa situación instaurando una estrategia de abierta hostilidad migratoria. Durante su campaña a la presidencia anunció que bloquearía el financiamiento a las ciudades santuario y que trabajaría con el Congreso para revocar las legislaciones locales que han detenido la acción de las autoridades federales para ejercer la deportación. Estas acciones ya iniciaron y el Fiscal General, Jeff Sessions, anunció recientemente un recorte de 4,000 millones de dólares de fondos federales. Por otra parte, los casos de redadas y deportaciones se siguen multiplicando a lo largo del territorio norteamericano, ya que el Departamento de Seguridad Nacional contrató 15,000 nuevos agentes, aumentó las competencias de los funcionarios migratorios y extendió la posibilidad de aplicar expulsiones inmediatas.

Estudios especializados en el tema migratorio mencionan que dentro de los Estados Unidos existen al menos 11 millones de inmigrantes irregulares, de los cuales, al menos el cincuenta por ciento son de origen mexicano. Es evidente que nuestro país es uno de los territorios que está resintiendo con mayor crudeza los efectos de las nuevas políticas.

A pesar de la adversa situación, no todo está perdido, existen aliados dentro de los Estados Unidos como los alcaldes de Los Ángeles, Chicago, Nueva York y Washington que han rechazado abiertamente las disposiciones de Trump y se han confrontado con las autoridades federales. Por otro lado, en el terreno legal, revertir las legislaciones locales que protegen a los inmigrantes de la deportación, implicará un largo y complejo proceso judicial en el que están involucrados los congresos de los estados, las cortes federales y estatales.

Ante todo, y bajo las nuevas circunstancias, es tiempo de que el Estado mexicano use todos sus recursos para hacer de su debilidad fortaleza.

*Académica especializada en temas internacionales.

Correo electrónico: mreyess@itesm.mx

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner