Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Marcelino Perelló, ¿un traidor al 68?

477 | 24 abril 2017 | Archivo y Memoria | Opinión | 220 vistas | 1 comentario
radio unam marcelino perello

Marcelino Perelló, al micrófono, en una conferencia del CNH. 1968. Fotos: Especial.

Kevyn Simon Delgado*

Seguramente la mayoría de las personas y las generaciones más jóvenes ubican el nombre de Marcelino Perelló Valls por la reciente agresión verbal que cometió en su programa ‘Sentido Contrario’ transmitido en Radio UNAM el 28 de marzo. Totalmente reprobable fue su declaración e inevitable la cancelación del programa que llevaba 16 años al aire, el cual, cabe mencionar, jamás escuché.

Entre la comprensible reacción en contra de las palabras de Perelló, encontramos los igual de agresivos, misóginos y machistas deseos de ‘ojalá violaran a tu madre, hijas y hermanas para ver si opinas lo mismo’, quienes piden su destitución de la planta de la UNAM –a pesar de que, probablemente, no tenga que ver una cosa con la otra– y, curiosamente, una que otra persona preguntaba “¿Qué puedes esperar de un traidor?” ¿Traidor de qué? Se preguntarán.

Marcelino Perelló, se habrán enterado, cuenta en su “currículum” con haber sido uno de los cientos de representantes del Consejo Nacional de Huelga durante el emblemático movimiento estudiantil-popular de 1968 de la Ciudad de México, en su caso, representante de la Facultad de Ciencias. Perelló, igual que decenas de estudiantes representantes del CNH, militaba en la Juventud Comunista de México, órgano juvenil del histórico Partido Comunista Mexicano (PCM), organización formada en 1919 al calor de la Revolución Mexicana y la Revolución Rusa.

marcelino perello violacion

Perelló (atrás) en un discurso en la UNAM. Al micrófono, Heberto Castillo.

Para el 68, el PCM venía de atravesar una de sus crisis más longevas, de entre tantas que tuvo, y, en general, siempre estaba presente de uno u otro modo en todas las luchas sociales, no se diga en las estudiantiles, lo que lo convertía en el referente de la izquierda en México. El resto de la izquierda nacional, débil en su conjunto, tomaba posturas a favor y en contra de los postulados del Partido Comunista, al que muchos ubicaban como muy moderado, indeciso y demasiado ortodoxo al seguir los lineamientos de la Unión Soviética. Era la disputa entre la “nueva” y la “vieja” izquierda.

Antes de que el movimiento estudiantil tomara bríos, el PCM fue muy atacado por el gobierno, el que culpaba a los comunistas de “dirigir” a las y los estudiantes, asaltando sus oficinas y arrestando a decenas de sus militantes. El PCM, semiclandestino al fin y al cabo, mantenía redes de seguridad, como casas protegidas y apoyos de otros partidos comunistas para dar refugio a militantes en peligro. Marcelino Perelló, por su facilidad en la oratoria, empezó a destacar en los medios como uno de los principales “líderes” del 68, por lo que huyó del país hacia Bulgaria (país del bloque socialista) para proteger su vida, cuando los rumores de su posible asesinato eran muy fuertes. ¿Eso lo convierte en un traidor? ¿Tendría que haberse quedado a ser arrestado y torturado? ¿Tendría que haberle puesto el pecho a las balas el 2 de octubre o cualquier otro día para ser, entonces, un héroe?

Para algunos, el PCM en su conjunto “traicionó al movimiento”, por promover el regreso a clases tras la matanza de Tlatelolco, debido a que veían a la huelga como una herramienta y no como un fin, y porque la lucha claramente había disminuido tras el recordado hecho de sangre y las olimpiadas. El PCM nunca tuvo el control del movimiento, todas las decisiones eran tomadas democráticamente en las largas sesiones del complejo CNH, por lo que ellos solos no pudieron haber dado fin a la huelga.

Tras la polémica de sus terribles palabras, el Comité 68 Pro Libertades Democráticas, compuesto por viejos partícipes del movimiento y dirigido muchos años por Raúl Álvarez Garín, manifestó en un comunicado que Perelló “no representa la posición política de la generación del 68”. ¿Quién sí representa los ideales de tan heterogéneo movimiento? El difunto Álvarez Garín y los suyos dirán que ellos, como así lo dejan saber en sus publicaciones que buscan hacer de su versión del 68 “la” versión del 68. Mención aparte merece la constante labor del Comité 68 ante las desapariciones forzadas, la represión y la impunidad de la guerra sucia. A casi 49 años de aquel momento, las batallas de la memoria y la historia se siguen disputando.

*Historiador de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario

  1. Solo una aclaración: Marcelino no se refugió en Bulgaria sino en Rumanía.

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner