Banner Jurídico.
Banner Sorriso

“Nazis” en Querétaro

482 | 6 junio 2017 | Archivo y Memoria | Opinión | 182 vistas | comentarios

Kevyn Simon Delgado*

secretaria de gobernacion

“México por la libertad”. Propaganda de la Secretaría de Gobernación. Fotos: Especial.

El papel jugado por México durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), conflagración a la que entró el 22 de mayo de 1942 tras el hundimiento de los buques “Potrero del Llano” y “Faja de oro” por submarinos alemanes, ha sido medianamente estudiado. Si bien se ha abordado la repercusión económica y política, poco sabemos sobre el impacto en la vida nacional o sobre la verdadera dimensión de las simpatías hacia los Estados del Eje.

Sin duda, los rumores y exageraciones por parte de la prensa y de los Estados Unidos al respecto del supuesto interés de los nazis en México y América Latina son, en gran medida, infundados, pero bien que tuvieron su repercusión social, como en los casos del cacique Saturnino Cedillo en San Luis Potosí o de Juan Andrew Almazán, candidato a la presidencia en 1940, a quienes se les relacionó directamente con conspiraciones nazis, o con la Unión Nacional Sinarquista o el PAN, organizaciones que, en cierta medida, bebieron de la ideología totalitaria.

Episodios como la participación del Escuadrón 201 (donde hubo dos queretanos, según Fernando Díaz Ramírez, y al que una cantina del centro de la ciudad rinde tributo con su nombre) o sobre la reclusión de los alemanes, italianos y japoneses residentes en el país en el fuerte de Perote, Veracruz, como medida de “seguridad nacional”, son poco conocidos.

Al respecto del último punto, en junio de 1942, un expediente de la Dirección de Investigaciones Políticas y Sociales (DIPS), al servicio de la Secretaría de Gobernación, reportaba sobre la “concentración de elementos del Eje” procedentes de Querétaro. En abril de 1942, por ejemplo, cinco “súbditos japoneses” Shin-Ichi Matsuo, Yoshiro Otsuka, Ko Shimano, Sigueo Saita y Tetsuya Uehara fueron arrestados y colocados bajo resguardo de la Zona Militar de la entidad. Las esposas de cuatro de ellos, 3 japonesas y una mexicana, Guadalupe G. de Uehara, telegrafiaron al secretario de Gobernación, el Lic. Miguel Alemán Valdés, asegurándole que “ellos no han cometido falta alguna, autoridades locales puedan dar referencias conducta”. Previa autorización fueron liberados. Cientos de personas no corrieron con la misma suerte, permaneciendo años recluidos en Perote, independientemente de su filiación ideológica.

manuel avila camacho

El Presidente de México, Manuel Ávila Camacho, declaró el estado de guerra contra el Eje.

Para julio de 1944, la lista de “extranjeros de las Potencias del eje” que se encontraban en el estado de Querétaro “con previa autorización” de la DIPS, estaba compuesta por un industrial italiano, Rafael Gamba Vasallo, con residencia en la calle Ángela Peralta; y 8 japoneses en el municipio de Querétaro, la pareja Yoshiro Otsuka de Kibayashi (“Dentista”) y Shitu Otsuka de Yguchi (dedicada a “Su hogar”); Ko Simano Shimano (“Avicultor”) y Tamiko Shimano Mita (“Su hogar”), Shigueo Saita Saita (“Comerciante” a cargo de un restaurante café) y Kamino Okuda Kague (“Su hogar”); Tetsuya Uehara Uehara (“Avicultor”), así como Gregorio Tanajara Muto (“Peluquero”).

En el municipio de Corregidora, curiosamente, 17 hombres de origen japonés estaba trabajando la Hacienda de San Isidro como agricultores, la mayoría con sus respectivas familias: Tokujiuro Inukai y Akilo Tomida Inukai, con sus 6 hijos menores, Armida, Alicia, Eva, Julio, Patricio y Aurora, su hijo mayor Enrique Inukai Tomida y su pareja Akilo y Yoloi Inukai, con sus hijos menores, Enrique, Alba y Eduardo; Ben Ohara; Hideo Domitsu; Ricardo Kameta; Hiroyuki Kinejara; Kisabro Sugawara; Toyoki Oshima; Antonio Isezuchi Dohi y Misao F. de Dohi, con sus hijos menores, María, Ana, Cristina, Fernando, Pedro y Porfirio; Toshimasa Kimura y Tomico de Kimura (ambos nacionalizados mexicanos); Seiichi Kawasaki y Umeyo K. Kawasaki y sus hijos menores, Emilia, María, Roberto, Alfredo, Alicia y María Bertha; Saichi Taniguchi y Masaco Taniguchi, con su hija menor, Sachico; Minoru Kameta y Kinuko de Kameta, con su hijo menor, Bernabé; Hiroshi Tanaka y María Petro González; Shigueru Sata; Suematsu Tanaka y Kimie de Tanaka, con sus hijos menores, Rodolfo, Alfredo, Juana y Juan Mauro; y Masamichi Nakasone Miyagushiku y Toyo de Nakasone.

La mayoría de las personas provenientes de alguno de los Estados del Eje que vivían en México estaban lejos de haber sido agentes del nazifascismo.

Sin embargo, Querétaro, entonces una pequeña ciudad, también sintió las ondas expansivas de lo que fue, sin duda, el enfrentamiento bélico más trascendente de la historia.

*Historiador de Querétaro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner