Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Venezuela en una coyuntura álgida

| 2 junio 2017 | Desde Nuestra América | Opinión | 70 vistas | comentarios
nicolas maduro venezuela

En una movilización “contra el intervencionismo”. Foto: Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia de Venezuela.

Oscar Wingartz Plata*

La patria del Libertador Simón Bolívar en estos momentos está atravesando por una de sus coyunturas más complejas. Esto por cierto no es nuevo, ni mucho menos inusitado. Es parte de una estrategia que se ha venido desarrollando en sucesivas fases de su proceso histórico. De ninguna forma queremos extremar los términos de esta exposición, se debe decir en esta dirección que, esta situación viene, por lo menos, desde hace cuarenta años, cuando se comenzó a explotar masivamente la riqueza fundamental de ese país sudamericano, el petróleo.

Puntualizando esta afirmación se debe decir que Venezuela tiene una de las plataformas petroleras más ricas del mundo, comprobada. Esto quiere decir que está por encima de los países árabes. El sólo hecho de mostrar este elemento, le da a ese país una connotación especial en el contexto mundial por la riqueza que tiene en términos no sólo económicos, sino, también geopolíticos. El futuro de Venezuela está en juego por los recursos que tiene en su subsuelo.

Mucha gente se pregunta, ¿por qué entonces está tan revuelta la situación venezolana? Hay muchos factores que están inmersos y que inciden de forma directa para que esa coyuntura este así. Vamos a proponer algunas ideas: Una de ellas es el juego de fuerzas políticas, sociales y económicas, cada vez se ve con mayor claridad. Expliquemos este punto, la oposición venezolana, su núcleo fuerte está conformado por la oligarquía y determinados segmentos de clase media que comparte privilegios y prebendas en diverso nivel, pero los comparten; a esta realidad se añade un factor que poco se visualiza, es las visiones que tienen estas clases sociales de sí mismas y su país. Es de absoluta evidencia, que no todos comparten la misma idea de país.

Es en un contexto en el que se cambian los fundamentos de la pax americana y se acrecienta la resistencia popular al imperialismo, que sectores de derecha y gubernamentales de EUA plantean una ofensiva imperial, con la vía del terror de Estado como elemento central al que se agregan instrumentos explícitos de administración colonial.

John Saxe-Fernández.

En este juego de fuerzas, porque, así está planteada esta cuestión, como un juego de fuerzas, hay un elemento que envuelve y configura una realidad por demás específica, el proyecto de nación que viene con la llamada “Revolución bolivariana”, impulsada por el Comandante Hugo Chávez, es decir, el Comandante Chávez cuando llegó al poder inició con un proyecto de nación que tenía y tiene como eje: la recuperación de la riqueza material de Venezuela en distinto grado, el petróleo, los recursos naturales, los procesos productivos; esto significa recuperar Venezuela para los venezolanos. Este magno proyecto, ha sido una de las aspiraciones más profundas y sentidas por los gobiernos, también conocidos como nacionalistas y antiimperialistas.

Así, pues, este proyecto, visto desde la perspectiva de estos gobiernos, simple y sencillamente no cabe, y menos, impulsado por diversos sectores de clase que históricamente se han beneficiado de la explotación de esos recursos por parte de las grandes transnacionales y que comparten con esas, las migajas y baratijas, porque el gran negocio no se queda en los países de origen, sale a sus matrices, todas ellas en Estados Unidos o Europa. Cuales han sido otros países que han compartido esta idea de la recuperación de la nación por los propios habitantes: Ecuador, Cuba, Argentina, Bolivia.

Muchos dirán, son gobiernos de izquierda. Esa nomenclatura tendría que ser analizada y explicada con más detalle, porque es una forma de descalificar y marginar de la discusión, los problemas de fondo que tiene nuestros países. La América Latina en su totalidad está inmersa en ese esquema, el saqueo más impresionante e inescrupuloso de sus recursos por las grandes transnacionales, sino, es cuestión de ver qué sucede en nuestro amado México, las grandes mineras canadienses se han despachado con “la cuchara grande”, dejando a su paso una estela de pobreza, deterioro ambiental, devastación del medio de manera impresionante. La explotación de hierro por parte de empresas chinas va en el mismo tenor, pero con una diferencia abismal en: Venezuela, Bolivia y Ecuador sus gobiernos ha frenado ese saqueo indiscriminado de sus recursos naturales, fuente de riqueza para sus pueblos. Aquí, no. El gobierno mexicano le abre la puerta a todo el que quiera saquearnos, el argumento: “estamos en la plena era globalizadora”.

Otro factor que ha incidido en la situación venezolana ha sido el uso, abuso y manejo avieso e inmoral de los medios de comunicación locales e internacionales. Pretendiendo generar “el caldo de cultivo perfecto” para escalar la coyuntura, y de ahí “solicitar ayuda internacional” ante un supuesto estado de caos generalizado. La oposición venezolana se ha valido de los medios que ir generando esta idea de ingobernabilidad. En este punto se abren un mar de preguntas que subyacen en el fondo de las movilizaciones: ¿quién patrocina esas movilizaciones callejeras? Porque esa gente que lleva meses en la calle. ¿De qué viven?, ¿cómo adquieren ‘equipo’ para enfrentar a la Policía bolivariana? Porque mucha de esa gente está preparada para el desorden y la confrontación callejera. Estos elementos que se mencionan son omisos para las grandes cadenas de noticias, es decir, la información es totalmente sesgada y manipulada.

Una idea más en estas reflexiones va en el sentido de hacer ver que la situación venezolana ha sido trabajada meticulosamente desde diversos ángulos para ir arrinconando al gobierno del Presidente Nicolás Maduro, y de ahí a su destitución por incompetencia y demás epítetos aplicables. Este “tipo de trabajos” requieren de un caudal de dinero para promoverlos, es evidente que la oposición al gobierno de Maduro no está “aportando los insumos” para generar este escenario. Por ahí es donde debemos perfilar nuestro análisis para tener una idea más acabada de la coyuntura venezolana, y no dejarnos ir con imágenes y expresiones que lo único que hacen es confundir y manipular la opinión de la gente.

Finalmente debemos hacer un llamado al respeto, la cordura, la sensatez. Se hace esta referencia porque hace unas semanas en nuestra universidad hubo un incidente bochornoso, por decir lo menos, la irrupción violenta en una serie de personas en uno de los recintos de los recintos universitarios, su propósito fue interrumpir un evento donde se estaba exponiendo la situación venezolana, este hecho es reprobable por el lado que se le vea. La universidad es un espacio para la reflexión, el intercambio de ideas, el debate de las mismas, pero nunca de la intolerancia, la cerrazón y el vandalismo. Reconsideremos nuestras acciones, siempre abonar al conocimiento y no para dividir y confrontar de esa manera.

*Doctor en Estudios Latinoamericanos por la UNAM. Profesor-investigador en la Facultad de Filosofía de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner